Posteado por: deyca | julio 8, 2008

Entrevista / Norman Bellino / Pide FAO abatir desperdicio

Daniela Rea. Mural. Guadalajara, Mexico: Jun 5, 2008.

MÉXICO.- Cada año los mexicanos desperdician 20 mil toneladas de alimentos en mercados, tiendas departamentales, restaurantes y hogares, lo que significan 54 mil 794 kilos de comida en buen estado al día, con los que podrían alimentarse al menos 27 mil 397 personas.

Además, advirtió Norman Bellino, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), México tiene pérdidas poscosecha de entre el 15 y 20 por ciento de su producción nacional.

“Los precios de los alimentos no sólo son un invento de la demanda y la oferta, son también debido al agua, a la tierra, al desperdicio”, apuntó en entrevista.

El debate sobre la crisis alimentaria, consideró, no se debe enfocar sólo en aumentar la producción, sino en disminuir el desperdicio.

El funcionario de la ONU señaló que que el programa del gobierno mexicano para enfrentar la crisis alimentaria coincide con la estrategia general de la FAO, que consiste básicamente en ayudar a los sectores más marginados.

Sin embargo, advirtió, a mediano y largo plazo se debe invertir más en investigación, infraestructura e incentivos para los agricultores.

Recordó, por otra parte, que el gobierno mexicano sigue en deuda al no establecer a la alimentación como un derecho constitucional, compromiso adquirido en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 2006.

¿Quiénes ganan en esta crisis?

Los comercializadores y los distribuidores. Al menos ellos no han perdido en esta crisis alimentaria. Uno podría suponer que son los grandes comercializadores (Cargill, Nestlé, Maseca), pero habría que hacer un análisis detallado para confirmarlo.

– La FAO ha alertado sobre la reducción de apoyos oficiales al campo…

En los últimos 25 años cayeron de 17 al 3 por ciento a nivel mundial. Las consecuencias son negativas para los campesinos locales, ya que representan un desincentivo total para producir, para integrarse a la agricultura.

– Se ha mencionado que la crisis puede ser una oportunidad para los productores. ¿Cómo, si las evaluaciones demuestran que la inversión gubernamental se destina a los grandes agroempresarios?

Este momento de crisis alimentaria puede ser considerado una oportunidad para reactivar los precios. Es una oportunidad para subir la producción y disminuir la pobreza. México tiene que invertir más en producción, investigación y educación nutricional.

Lo más importante es que en estas oportunidades no queden afuera los más pobres y los pequeños campesinos, porque muchas veces estos esfuerzos para reactivar procesos pueden ser para grandes productores y comercializadores.

Se nos está pidiendo que doblemos la producción de alimentos de aquí al 2030, pero lo más importante es que los 572 millones de personas que no acceden a alimentos en el mundo estén involucrados en este proceso de desarrollo productivo agrícola. Si no participan en las cadenas productivas nos vamos a encontrar dentro de los próximos años en otra entrevista y vamos a constatar que estamos hablando de lo mismo.

No ha habido incentivos para los agricultores de países en desarrollo, y sí altísimos subsidios en las economías del norte (más de 300 mil millones de dólares anuales), lo cual les dificulta competir.

– ¿Se debe recuperar el paradigma de soberanía alimentaria?

Nosotros hablamos de seguridad alimentaria. La usamos para definir cuando todos los ciudadanos de un país, en todo momento, tienen acceso económico y físico a alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades. La definición de FAO incluye la importación y exportación de bienes. Al exportar llegan divisas, al importar llegan alimentos.

Hay productos que se producen más baratos en otras partes del mundo. No vivimos en países cerrados, eso no impide que México siga promoviendo la producción de cosas más típicas. La FAO tiene un proyecto con 60 mil familias en 17 estados para que sean autosostenible y no dependan de limosna.

– ¿México pasó de la autosuficiencia a la dependencia alimentaria’ Sí y no. Los países dejan de ser autosuficientes en desmedro de cultivos tradicionales y pasan a ser importadores de algunos cultivos que anteriormente no consumían. Lo más importante es conservar la biodiversidad de cada país. Uno puede abrir la frontera, pero se debe conservar su riqueza genética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: